¿Por qué es importante la educación vial en niños y adolescentes?

| |

Plantearse por qué es importante la educación vial no es una cuestión baladí. El hecho es que cada año mueren cientos de personas en accidentes de tráfico que podrían evitarse si todos pusiéramos de nuestra parte y, especialmente, si los adultos tuviéramos desde pequeños una educación vial que nos haga ser de mayores más responsables como peatones, como conductores, como pasajeros, o como ciclistas.

Es normal que los padres se preocupen por cuestiones relativas a sus hijos como la salud, la formación, o la educación en valores. En cuestiones como la educación para la seguridad vial, sin embargo, demasiado a menudo se espera que sean otros los que enseñen a nuestros hijos o -peor aún- se confía en que aprendan por ellos mismos llegado el momento. De ahí la necesidad de tomarse muy en serio este tema que tratamos a continuación.

🚦 ¿Qué es y para qué sirve la educación vial?

Podemos definir la educación vial como la enseñanza de hábitos y prácticas relacionadas con el cuidado y la protección de las personas que transitan por la vía pública, y que tiene por objetivo primordial evitar los accidentes. A veces se comete el error de pensar que estos hábitos se adquieren por ejemplo al sacarnos el carné de conducir; sin embargo, en realidad los aprendemos desde muy pequeños, copiando lo que vemos o lo que hacen nuestros padres.

Es por ello que fomentar hábitos adecuados desde la misma infancia es vital para que, una vez llegados a la edad adulta, los niños los tengan interiorizados y sepan cómo evitar accidentes, ya sea como conductores o como peatones. Precisamente hace algunos años la UE se fijó entre sus objetivos reducir al 50% las víctimas de tráfico, y para ello instó a los países miembros a impartir temáticas sobre educación vial y seguridad vial infantil.

A través de talleres, cursos u otras actividades, se puede enseñar a los niños todos estos hábitos. Se trata de una formación que se fomenta no sólo desde instituciones oficiales o educativas, sino también desde las propias empresas, tal y como nos recuerdan desde la oficina de Iveco en Madrid, que ha participado con asociaciones de víctimas en campañas de concienciación para pedir más seguridad vial y un pacto de Estado para acabar con los accidentes mortales.

Son muchos los hábitos importantes que pueden adquirir los niños con la educación vial, incluyendo aprender a mirar siempre a ambos lados antes de cruzar, a cruzar siempre que sea posible por un paso de peatones y hacerlo cuando el semáforo esté en verde, a usar casco si van en bicicleta o moto, y por supuesto familiarizarles con las señales. Resulta obvio que esta formación no sólo es necesaria para los niños… sino también para muchos adultos.

Educación vial niños y adolescentes

⛔ ¿Por qué es importante que los niños conozcan sobre educación vial?

Ya ha quedado claro por qué la educación vial es tan necesaria, pero es importante subrayar que tenemos que interiorizarla en forma de hábitos que se conviertan prácticamente en actos reflejos para evitar lamentables accidentes; y para ello, no sirve que nos enseñen educación vial cuando seamos ya adultos. Entre las ventajas que tiene enseñar educación en seguridad vial a los niños están:

  • Ayuda a los niños a saber desenvolverse de forma autónoma y segura en la vía pública
  • Se evitan accidentes y atropellos, haciendo que adquieran habilidades y destrezas para moverse sin peligro
  • Adquieren conocimientos que les serán útiles toda la vida, tanto como peatones como circulando en sus propios vehículos
  • Aprenden a identificar e interpretar las señales de tráfico, algo importante ya sean peatones o conductores
  • Se fomentan valores como el respeto, la tolerancia, la empatía y la paciencia

A la hora de abordar estas enseñanzas, puesto que pretendemos acercarnos a un público infantil es importante cuidar el enfoque y la metodología para convertir la educación vial en un juego divertido, yendo de lo más simple a lo más complicado y combinando las enseñanzas con la práctica, el role playing y el juego. La propia Dirección General de Tráfico (DGT) pone a disposición de profesores y alumnos, material didáctico de apoyo a la “Educación Vial” con el objetivo de desarrollar actitudes y comportamientos viales seguros.

También, se puede recurrir también a la tecnología o incluso los videojuegos, aunque los libros -sobre todo los desplegables e interactivos- también pueden ser muy atractivos, especialmente para los más pequeños.

Resulta clave además la implicación de los padres, que al fin y al cabo acompañan a los niños y no dejan de ser un modelo de referencia. Por eso es importante que los padres actúen también correctamente y respeten las normas, tanto siendo peatones como conductores o pasajeros, ya sea en un vehículo privado o en transporte público. Sólo así entenderemos por qué es importante la educación vial, y cómo puede influir en el futuro de nuestros hijos.

Deja un comentario

dieciseis − 8 =

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar